Aunque el iPhone 4 tiene ya más de un año desde que salió al mercado, y no disfruta todavía de un procesador de doble núcleo como el iPad 2 o algunos de los smartphones más punteros del mundo Android, es un terminal bastante rápido en la mayoría de las cosas que le encomendamos hacer. Su CPU Apple A4 con 512Mb de RAM sigue siendo una de las más rápidas del mercado y normalmente, funciona muy bien. No obstante, llegan momentos en los que un iPhone 4 o iPad 1 se puede llegar a volver bastante lento. En esta entrada, vamos a ver algunas de las causas más habituales de esta lentitud, y qué podemos hacer para solucionarlo y que iOS funcione siempre rápido. Hay dos razones principales por las que un sistema con iOS puede volverse más lento.

1. La principal causa de lentitud en iOS, se debe casi siempre a la misma razón: La falta de espacio en el mal llamado ‘disco’, herencia de los famosos discos duros de ordenador, que en realidad es simplemente capacidad de almacenamiento de memoria Flash. Según vamos teniendo más lleno nuestro iPhone, de Apps, fotos o videos, se enlencete. ¿Por qué? Bueno, es un poco más largo de explicar, pero según se acaba el espacio libre en el ‘disco’, éste se vuelve más lento, pues el sistema tiene que buscar bloques libres para guardar la información… bloques que están desperdigados debido a la fragmentación que sufre el sistema de ficheros. Para solucionar este problema, sólo hay una manera: Liberar espacio de almacenamiento, borrando Apps que no necesitemos realmente, o borrando fotos y videos copiándolos a nuestro ordenador antes, para poder preservarlos. Los videos, especialmente, son pesados ya que el iPhone 4 graba videos en alta resolución 720p y eso ocupa más que muchas fotos y Apps, a poco que grabemos unos minutos. Por otro lado, muchísimos usuarios de iPhone, simplemente, nunca limpian su iPhone de fotos o dejan instaladas muchas Apps que no vuelven a utilizar más. Algunos juegos pueden llegar a ser realmente pesados… y otras Apps como reproductores de video o iBooks pueden tener en su interior varios Gbytes de espacio ocupados con películas, libros etc.

2. La segunda causa de lentitud, vuelve a ser el espacio disponible de memoria y la fragmentación, pero en este caso de la memoria RAM, que es la que utiliza el sistema operativo y las Apps (juegos, aplicaciones etc) para funcionar. El iPhone 4 viene equipado con 512 Mbytes de memoria RAM, y aunque la mayor parte de ella está libre la mayor parte del tiempo (cuando no estamos ejecutando ninguna App), tras varios días abriendo infinidad de juegos, utilidades, mapas, correos, webs etc – esta queda fragmentada, también. Esto significa que el sistema se ralentiza. En la imagen de arriba, en la captura de la izquierda, podemos ver los resultados de un iPhone 4 que ha estado encendido dos días, 19 horas y 18 minutos desde el últino reinicio. Tenemos libres sólo 34 Mbytes de memoria RAM. A la derecha, podemos ver cómo queda la memoria RAM tras un reinicio completo (apagado y encendido de todo el sistema); 272 Mbytes de RAM… mucho más espacio libre que antes. Lo que hemos hecho al encender y apagar el sistema es ‘limpiar’ y conseguir que el espacio de memoria libre esté disponible de manera compacta. Es por esta razón que es recomendable reiniciar nuestro iPhone cada pocos días, para evitar que se ralentice… esto se puede aplicar para todos los modelos de iPhone, iPod Touch o iPad. En el caso del iPhone 3GS, con 256 Mbyte de RAM (la mitad del iPhone 4) es todavía más importante reiniciar el sistema de vez en cuando. En el caso del iPhone 3G, con sólo 128Mbyte de RAM, es obviamente algo que sería recomendable hacer cada día.

iStat